El reciente informe del Foro Económico Mundial (WEF), el Global Gender Gap Report 2024, revela un panorama desafiante respecto a la igualdad de género a nivel global. Según el estudio, la brecha de género actual se sitúa en un 68.5%, lo que indica que todavía queda un 31.5% de disparidad por cerrar entre hombres y mujeres en términos de participación económica, acceso educativo, salud, supervivencia y empoderamiento político. A este ritmo, se estima que alcanzar la paridad completa podría llevar otros 134 años.

El informe evalúa la desigualdad en cuatro dimensiones clave. En primer lugar, la participación y oportunidades económicas muestran un progreso limitado, con solo un 60.5% de la brecha cerrada. A pesar de algunos avances en la inclusión laboral de las mujeres, persisten significativas diferencias salariales y de representación en posiciones de liderazgo.

En cuanto al logro educativo, se ha avanzado considerablemente con un 94.9% de la brecha cerrada globalmente. Sin embargo, en regiones como África Subsahariana, las disparidades persisten especialmente en educación secundaria y superior.

Por otro lado, la dimensión de salud y supervivencia muestra un notable avance con un 96% de la brecha cerrada. A pesar de ello, persisten desafíos en la igualdad de ratio de sexos al nacer en varios países, reflejando prácticas discriminatorias arraigadas.

Finalmente, el empoderamiento político sigue siendo el área con mayor brecha, con un 77.5% aún por cerrar. Aunque países como Islandia destacan con un 97.2% de cierre en esta dimensión, la mayoría de las naciones enfrentan dificultades para lograr una representación equitativa de mujeres en roles políticos de decisión.

En términos de liderazgo, países como Islandia, Finlandia, Noruega, Nueva Zelanda y Suecia son reconocidos por sus políticas efectivas que han cerrado significativamente sus brechas de género. En América Latina, Nicaragua destaca como el sexto país más cercano a la paridad global, mientras que Namibia lidera en África Subsahariana en el octavo puesto.

El informe subraya la urgencia de esfuerzos concertados para cerrar estas brechas persistentes. Las Aceleradoras de Paridad de Género del WEF, implementadas en varios países, ofrecen un marco efectivo para promover la inclusión de género tanto en el ámbito económico como político. Es crucial desmantelar estereotipos desde una edad temprana a través de la educación y la sensibilización, así como investigar y promover estrategias locales efectivas para avanzar hacia una sociedad más equitativa.

El Global Gender Gap Report 2024 es un llamado a la acción para todos los sectores de la sociedad global, destacando la importancia de políticas inclusivas y acciones concretas para acelerar el camino hacia la igualdad de género.

Patricia Hidalgo, PhD.
Directora Observatorio de Género UTE

¡En la Universidad UTE trascendemos!