WinAReQ 2019: una nueva forma de pensar y vivir la Arquitectura

Fueron dos semanas de intenso trabajo. De horas de aprendizaje y de entender que la Arquitectura más que una profesión, es un estilo de vida, es una pasión.

En este tiempo, 65 estudiantes, docentes internacionales y un grupo de profesores de nuestra Universidad, trabajaron en talleres. Al concluir cada jornada los catedráticos extranjeros, a través de ponencias, compartieron sus experiencias y cómo estas pueden ser aplicadas en proyectos reales.

Evelyn Flores, estudiante de noveno semestre de Arquitectura de la Universidad de Las Américas, manifestó que este tipo de eventos abre muchas puertas y muestra nuevas formas de pensamiento para crear diferentes espacios desde una visión extranjera.

La octava edición de WinAReQ 2019 (Workshop Internacional de Arquitectura Equinoccial), organizada por nuestra Facultad de Arquitectura y Urbanismo será recordada, entre otros aspectos, por la calidad de sus expositores internacionales, por las propuestas de trabajo para beneficiar a uno de los barrios más emblemáticos de Quito y por la asistencia de estudiantes de varias universidades.

Aprender y escuchar los consejos y guías de los ponentes fue una experiencia inigualable. Nos mostraron nuevas formas de pensar, de recolectar datos para entender como están conformadas las construcciones, la parte urbana y como estas interactúan con la sociedad, mencionó Nicolas Sánchez, estudiante que cursa el cuarto semestre de Arquitectura y Urbanismo en la Universidad Central. Asimismo, dijo que es indispensable que estos eventos sean más frecuentes ya que enriquecen los conocimientos de quienes asisten.

Temáticas abordadas por los ponentes

WinAReQ fue el escenario preciso para combinar la experiencia y conocimiento de sus ponentes con las ganas de aprender y las propuestas de los estudiantes. Hubo momentos para entender de manera vivencial la existencia de procesos abiertos y para comprender cómo se fusionan la arquitectura y el urbanismo.

Además, se afianzaron conocimientos técnicos y se evidenció que es necesario cambiar el enfoque de trabajo en diversos temas y que la técnica es una herramienta de transformación siempre que sea utilizada con una forma distinta de pensar.

Así también, se realizaron actividades de campo con el arquitecto y escultor Milton Barragán, principal exponente del brutalismo ecuatoriano, quien en el Templo de la Dolorosa (una de sus obras magistrales sumadas al Templo de la Patria, y el CIESPAL) compartió sus experiencias con los asistentes y en Guápulo con lo hizo junto al arquitecto Handel Guayasamín quien les mostró dos obras de su autoría realizadas en ese barrio.

 

La Frase:

Es necesario afrontar la arquitectura con una visión a futuro, conociendo el pasado.

Débora Domingo Calabuig

Universidad Politécnica de Valencia – UPV, España

De esta forma, participantes, organizadores y ponentes realizaron una lectura pormenorizada de la problemática y oportunidades con las que cuenta el barrio de Guápulo. Oportunidades que ayudarían a la comunidad en establecer mecanismos para la regeneración que, en un determinado momento, sea autogestionada o conducida por personas que dominan la Arquitectura y el Urbanismo.