UTE inicia programa integral de voluntariado para ayudar a más de 80 niños

Fecha: 7 junio, 2018 singlepost-ic

Con el afán de formar profesionales con una visión humanista y comprometida con la sociedad, la UTE ha iniciado un programa de voluntariado para apoyar a más de 80 niños de la Fundación Henry Davis. Este plan de intervención integral será coordinado por la Dirección de Vinculación con voluntarios de las seis Facultades de la Universidad.

“Todo niño, independiente de su condición, tiene derecho a bienestar, educación y que su desarrollo y crecimiento se realice en un ambiente seguro”, comenta Ricardo Hidalgo Ottolenghi, Rector de la UTE. Es por esta razón que la Universidad trabajará de manera conjuntan para apoyar a la Fundación a mejorar sus procesos y generar nuevos proyectos de auto-sostenibilidad. 

La Fundación Henry Davis es un hogar de protección y crianza de niños, niñas y adolescentes huérfanos, abandonados o que han enfrentado graves riesgos en su salud física y mental y han sido situados en este lugar por medidas de protección dictadas por los jueces.

“Nuestro objetivo es asegurar el bienestar de los niños y las condiciones mínimas para lograr su desarrollo biológico, psicológico, educativo y social; y que en un futuro puedan ser desenvolverse positivamente en la sociedad”, comenta Miguel Moreira, Director Ejecutiva de la Fundación.

Desde sus inicios en 1966, este centro ha logrado criar y educar a más de 1.000 niños. Al momento protege y educa a 87 niños, con un rango de edades que van desde los primeros meses de nacidos hasta los 20 años.

Todos los costos de manutención y cuidado los cubre la Fundación, de los cuales el 30% es financiado con ingresos de una Unidad Educativa Particular y el 70% con donaciones de ciudadanos ecuatorianos y estadounidenses. La falta de recursos ha causado una subutilización de los recursos y disminución de la capacidad operativa. 

“No buscamos aportar con un programa de asistencialismo sino brindar las herramientas y capacidades para generar auto sostenibilidad a futuro”, explica Isabel Ortiz, Directora de Vinculación con la Sociedad.

Para ello se implementará un plan integral con seis ejes de intervención: incremento de ingresos a través de unidades productivas; proyecto de salud integral de niños, adolescentes y madres educadoras; programas de recreación y capacitación; mantenimiento y mejoras de las instalaciones; como también la oferta de becas universitarias para los jóvenes recién graduados.

Cada eje está dirigido por un encargado de las seis facultades y aproximadamente cinco voluntarios. En esta fase inicial se realizarán los estudios técnicos y de factibilidad para ponerlos en marcha con la aprobación de la Fundación. Entre las propuestas se encuentra la comercialización de alimentos, turismo de voluntarios, y producción agropecuaria.

“Estos proyectos tomarán más tiempo ya que implican estudios de mercado y proyecciones pero ya hemos iniciado con otros ejes claves para la mejora de la situación”, señala Isabel Ortiz.

Desde junio de 2018, brigadas de médicos y estudiantes de la UTE realizarán controles médicos, ginecológicos y odontológicos a niños y adolescentes. Mientras que expertos realizarán un acompañamiento psicológico a las madres educadoras.

Paralelamente se realizarán programas de recreación para los niños y capacitación profesional y práctica para las madres educadoras. Por su parte, voluntarios de la Dirección Administrativa de la Universidad realizarán el mantenimiento de jardines, instalaciones y áreas comunales.

“Estamos agradecidos con la UTE porque percibimos una grata entrega por parte de los docentes y personal voluntario. Considero que es importante que los estudiantes puedan involucrarse ya que los humaniza a las necesidades de un sector de la población que no tiene las mismas oportunidades”, agrega el Director Ejecutiva de la Fundación

Los interesados en ser parte de este proyecto pueden comunicarse con la Dirección de Vinculación con la Sociedad para que puedan conocer más sobre el proyecto y evaluar en qué manera ayudar.