Una envoltura comestible es el proyecto innovador de una estudiante de Agroindustria

Una joven ingeniera de la Sede Santo Domingo de la UTE busca innovar la industria agroalimentaria con su proyecto de tesis. Viviana Rogel, de la carrera de Ingeniería Agroindustria, ha creado una lámina comestible que permitiría sustituir envolturas plásticas para productos alimentarios.

“Existe la necesidad de cambiar aquellos materiales sintéticos de los envases por un material biodegradable que ayude al cuidado del medio ambiente y brinde un valor agregado al consumidor”, explica Rogel.

La película está hecha en base de la moringa, una árbol poco conocido pero con varias propiedades medicinales. Entre los que se destacan sus factores nutricionales e inhibidores de elementos patógenos. Es por esta razón que Rogel decidió indagar más sobre la planta y fue así como llegó a una propuesta de su producto.

Este simula un ‘papel’ transparente que puede ser utilizado como una envoltura. La diferencia con la papelería común o los plásticos, es que puede ser consumido y es biodegradable. Además de brindar una conservación y preservación de la calidad nutricional, sensorial y microbiológica de los alimentos.

“Al envolver una fruta con un polímero (plástico) sintético la vida útil del producto puede durar de dos a tres días. Sin embargo, con esta envoltura que proponemos se duplica a siete días este tiempo”, afirma.

El proyecto fue dirigido por la docente de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería e Industrias, Elizabeth Tacuri. La investigadora asegura que la aplicabilidad de esta propuesta es “alta” ya que puede ser utilizada con amplia gama de productos con una baja inversión y tecnología muy simple.

Su propuesta es que utilicen su envoltura para así mejorar la calidad y salubridad de los dulces. La misma podrá ser ingerida y debido a sus propiedades insaboras no afecta la percepción final por parte del consumidor.

Luego de las primeras pruebas, el producto demostró ser resistente pero todavía faltan ciertos análisis físicos. Al momento está trabajando con microempresarios de Manabí para llegar a un producto final que pueda ser comercializado.