Un dispositivo inalámbrico para medir la composición de la tierra se desarrolló en la UTE

Fecha: 15 agosto, 2018 singlepost-ic

La composición física y química del suelo es un factor clave para dictaminar su uso en disciplinas como la agricultura o la construcción, una tierra muy ácida o alcalina carecerá de ciertos nutrientes para las plantas o mucha humedad puede ser fatal al momento de cimentar una estructura. Es por esta razón que Henry Llumiguano, graduado de Mecatrónica de la UTE, decidió crear un sistema para facilitar y agilizar la medición de estos parámetros.

“Muchas de las casas, durante el terremoto del 2016, fueron construidas donde no debían por el tipo de suelo y fue uno de los factores de su desplome. Es por esto que los ingenieros civiles o ambientales hacen estudios de factibilidad pero la técnica es más complicada”, explica el joven ingeniero.

El método al que se refiere es el lavado del suelo, en el cual se recoge una muestra de tierra y en un laboratorio con el uso de líquidos se depuran los distintos parámetros de medición. “En Ecuador no hay dispositivos que permitan generar estos datos de forma inmediata y en tiempo real”, agrega.

Es así que Henry construyó un dispositivo electrónico para mediciones directas de la humedad, temperatura, pH y conductividad eléctrica del suelo a través de una aplicación desarrollada para dispositivos móviles. 

El sistema, a través de sensores, recopila la información y la envía a una aplicación específicamente diseñada para dispositivos móviles mediante una comunicación bluetooth, dentro de un radio máximo de 10 metros de distancia y con una duración de nueve horas, debido a la batería interna.

Los sensores son colocados en la tierra, el principal a un metro de profundidad con un radio de medición de 30 cm. La información que se obtiene genera cálculos estadísticos básicos como máximos, mínimos y promedios, así como la representación gráfica de los parámetros en función del tiempo, los mismos que son almacenados en una memoria interna que luego pueden exportarse a un computador. 

“Realizamos una validación experimental para comparar los resultados obtenidos entre el dispositivo y un lavado de suelo. Los datos arrogados fueron similares con un margen de error de menos del 2%”, explica.

El joven ingeniero está trabajando en incorporar paneles solares para alargar el tiempo de uso y un nuevo sistema de comunicación entre el dispositivo y el receptor a través de wifi u ondas de radio. Al momento instituciones como la Universidad Central del Ecuador y el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMI) han demostrado interés en este proyecto.

Sin embargo, el desarrollo de las mejoras e innovaciones las continuará realizando en España ya que gracias al vínculo entre la UTE y la Asociación Universitaria Iberoamericana de Postgrados, obtuvo una beca para una maestría en Energías Renovables en la Universidad de Córdoba. “Esto me permitirá seguir trabajando en sistemas que mejoren la utilidad de distintos campos de estudio en pos del bienestar de la sociedad”, comenta.