ESPERANZA, UNIÓN Y NUEVAS UTOPÍAS PARA EL 2022

ESPERANZA, UNIÓN Y NUEVAS UTOPÍAS PARA EL 2022

La humanidad ha vivido tiempos difíciles a causa de la pandemia por el Covid-19, y aún, a finales de este año, no logramos superar por completo los avatares que trajo consigo esta catástrofe global. Sin embargo, la adversidad también nos ha brindado oportunidades para despertar nuestra capacidad de resiliencia, reconocer la importancia de la solidaridad, darnos cuenta de lo inservible de las armas, lo débil que es el poder y lo valiosa que es la vida.

Una vez más la ciencia nos abrió un camino de luz en la oscuridad. La vacuna contra el virus y su aplicación nos devolvió la esperanza para reconstruir nuestro presente, nos dio mayores oportunidades de asegurar la vida y nos permite mirar hacia el futuro con optimismo. Gracias a ello, hoy podemos volver a estudiar juntos, sentarnos en la misma mesa para compartir nuestra comida, asistir a nuestros ritos y festejar la dicha de la vida, aunque aún con restricciones.

El mes de diciembre simboliza el fin de un ciclo que convencionalmente le hemos llamado año, para los creyentes de la fe cristiana también simboliza el nacimiento de Jesús y la reafirmación de su pensamiento y enseñanzas. Por ello, estos son momentos en los que es oportuno reflexionar sobre lo aprendido, sobre la ética de nuestras acciones y omisiones, sobre nuestro mundo intersubjetivo e intrasubjetivo. Démonos el tiempo para vivir y convivir con conciencia y para plantearnos nuevas utopías, pues, aunque enfrentemos épocas difíciles debemos mantener la fortaleza y la convicción de que un nuevo comienzo es una nueva oportunidad.

Nuestra Universidad UTE ha dado todo de sí para continuar creciendo en un escenario desfavorable; y lo hemos logrado gracias a ustedes, a los profesores comprometidos con ingeniar, aprender y aplicar nuevas formas de enseñar en la modalidad en línea, a los estudiantes que incrementaron las horas de estudio para superar los desafíos de aprender de manera virtual, a los científicos que con sus investigaciones aportaron a resolver los problemas de la sociedad, y a los trabajadores que acondicionaron las aulas y laboratorios para el retorno a la presencialidad.

Es por eso que hoy somos más fuertes, más capaces, más solidarios y más humanos.

¡Mi entrañable agradecimiento a todos y todas por ello!

Sabernos competentes ante las dificultades nos da seguridad para seguir construyendo el camino, al mismo tiempo nos da humildad y conciencia de que debemos continuar aprendiendo. Estos elementos: capacidad, predisposición al cambio, voluntad de aprendizaje y esperanza nos invitan a plantearnos nuevas utopías.

Como dijo Eduardo Galeano:

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso sirve, sirve para caminar”.

Les deseo un tiempo de armonía con sus familias y que durante el 2022 logremos nuevas metas para nuestra querida Universidad UTE, que estoy seguro se alcanzarán, gracias al trabajo y compromiso de ustedes.

Dr. Ricardo Hidalgo Ottolenghi
Rector