Más de 300 profesionales de la salud se capacitan en atención prehospitalaria en la UTE

Más de 300 profesionales de la salud, que conforman el servicio de Ecu911, son parte del curso de capacitación continua, organizado y realizado por la Facultad de Ciencias de la Salud ‘Eugenio Espejo’. En este los participantes reciben una actualización de conocimientos teóricos y prácticos para atención prehospitalaria.

El programa es parte de un convenio con el Ministerio de Salud Pública del Ecuador con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en el que dos universidades, la Católica Santiago de Guayaquil (UCSG) y la UTE, trabajan para actualizar los conocimientos de 319 profesionales de todo el país. La UCSG se encargó de la zona costa y la UTE de la sierra y oriente.

“Como instituciones educativas debemos responder a las necesidades nacionales y colaborar con la instrucción de estos profesionales para cumplir con los requerimientos de mejora continua”, comenta Karina Marín, Doctora y Coordinadora del programa.

Los participantes pertenecen al grupo heterogéneo de primeros respondedores, es decir médicos, enfermeras, técnicos y personal que despecha en consola. Al corresponder a la atención prehospitalaria son usualmente el primer contacto del paciente con una emergencia médica previo al servicio hospitalario.

“Al ser los primeros en llegar a una emergencia, una buena y óptima respuesta puede ser vital y significar un incremento en la posibilidad de vida del paciente”, agrega Marín.

Es así que el curso está dividido en tres ejes de emergencias: clínicas, trauma, y materno infantiles. Los participantes que fueron seleccionados por el MSP accedieron a la primera fase del programa, que inicio en diciembre de 2017. En esta tuvieron que cursar 88 horas de educación en línea para renovar conocimientos teóricos a través de herramientas como videos, textos y foros. 

Terminada esta fase, los estudiantes rindieron un examen aprobatorio para acceder a la siguiente fase: la simulación práctica. Desde el 26 de febrero de 2017, grupos de 30 participantes se han capacitado en las aulas de simulación de la UTE. 

Durante tres días debieron aprobar 16 prácticas concomitantes en un escenario previamente diseñado para cumplir resultados de aprendizaje: siete en emergencias clínicas, seis en trauma y tres en emergencias materno-infantiles. Todas estas simulaciones fueron guiadas y evaluadas por docentes de la Facultad.

“Es una experiencia enriquecedora ya que se trabaja con personas con diferentes niveles educativos. Es clave adaptar los conocimientos y fortalecer las prácticas para que puedan salir preparados de la UTE”, comentó Aglae Duplat, Docente de la Facultad y Neuróloga internista. 

Los participantes deben aprobar con una nota mínima de 70% para obtener la certificación correspondiente. “Es un reto pero he aprendido, recordado y afianzado mis conocimientos, lo cual es de suma importancia para resolver la situación de un paciente”, señaló Byron Grisales, Médico general de Chimborazo.

Luego del 7 de abril, en la que terminará esta fase, se escogerán a los 18 mejores perfiles, en base a su liderazgo, fortalezas y habilidades, para que realicen un curso de herramientas docentes.