Los efectos de la publicidad en la enseñanza de la lectura se estudian en la UTE

Fecha: 26 julio, 2018 singlepost-ic

La publicidad influencia en el aprendizaje de la lectura en etapas formativas de la niñez. Esta es la conclusión de la más reciente investigación realizada por tres docentes de la Facultad de Comunicación, Artes y Humanidades de la UTE con niños de cuatro a cinco años en la ciudad de Quito.

“Los niños sin aún aprender a leer, identifican productos mediante la prelectura de logos, símbolos o elementos identificables de la marca que luego influenciará en la compra del mismo”, explica Hugo Sánchez, Docente e Investigador de la UTE.

Junto con los docentes Samuel Yánez y Mayra Martínez, que son parte del Grupo de Investigación en Comunicación, Publicidad, Medios y Cultura Digital, iniciaron el estudio a inicios del 2018 preguntándose cómo las marcas influyen en los niños. Es así que decidieron investigar el efecto en los procesos de lectoescritura relacionados a productos consumidos por los más pequeños.

“Una de las similitudes con el aprendizaje de la lectoescritura es que se les enseña a relacionar signos con valores. Las palabras no representan nada por sí solas, sino que están asociadas a una idea, un color o una emoción”, señala Mayra Martínez. 

Para demostrar esta hipótesis realizaron dos análisis cualitativos en cinco escuelas al norte de Quito con un total de 120 niños y 30 más en visitas a sus respectivos hogares. Mientras que el segundo análisis se realizó, a través de entrevistas guiadas, con 30 docentes de las escuelas y guarderías involucradas.

Se utilizó 15 marcas las cuales fueron divididas en dos categorías, ocho de ellas directamente relacionadas con productos de niños como juguetes, helados, canales de televisión y, el resto en aquellas que utilizan sus padres.

Con la ayuda de seis estudiantes de la Facultad, mostraban el logo a los niños y si no lo recordaba se utilizaba la envoltura o empaque.  “Inmediatamente vimos que a pesar de que los niños de cuatro y cinco años no saben leer, podían identificar las marcas. Anecdóticamente recuerdo que en un caso de una marca conocida de helados, el niño la vio  y expresó que se leía he-la-do”, agrega Samuel Yánez.  

Los resultados arrojaron que con las marcas relacionadas a los niños hubo un promedio de recordación entre el 40 y 98%, mientras que con marcas relacionadas a los padres este bajó a menos del 4%. Las entrevistas con los docentes reforzaron esta idea, ya que explicaron que el uso de colores, sonidos y formas son parte del uso didáctico para la enseñanza de la lectura.

“Algo clave para nuestra profesión ya que puede ser aprovechado por las empresas para posicionar sus productos”, comentan los investigadores. A mediados de julio de 2018, la investigación fue publicada en la revista indizada española aDResearch ESIC y próximamente la presentarán en un congreso de publicidad en la Universidad San Francisco de Quito.

Este estudio forma parte de una investigación más amplia que en un futuro incluirá a la carrera de Educación Inicial. Los investigadores estudiarán, en base a estos resultados, los procesos cognitivos relacionados a la prelectura y el uso de estos en el aula de clases.