La arquitectura en servicio de la sociedad es el objetivo de un flamante graduado de la UTE

Fecha: 5 septiembre, 2018 singlepost-ic

Ayudar a otros fue lo que impulsó a Héctor Solís para ingresar a la Universidad y estudiar Arquitectura. Ahora, y luego de vencer sus obstáculos, el flamante profesional recientemente graduado de la UTE, está listo para enfrentar nuevos retos con el fin de aplicar su profesión en beneficio de la sociedad.

“Desde pequeño he tenido en mi vida personas muy buenas que me han ayudado y era algo que quería devolver”, comenta Solís. El joven arquitecto recuerda que al observar a su padre dibujar planos o ayudar a otras familias sin recursos a diseñar sus hogares sentía que esa era su “llamado”.

Es así que al momento de escoger una carrera universitaria, no dudó, y optó por su pasión: la Arquitectura. “A veces la gente me decía que debería seguir una profesión en la cual esté sentado en una oficina debido a mi condición”, comenta Solís, quien posee una enfermedad genética cutánea conocida como ictiosis lamelar congénita. Este trastorno causa que no se forme la última capa de piel haciéndola altamente sensible a la temperatura y los rayos UV.

Durante su periodo en la UTE tuvo que enfrentar algunas vicisitudes e incluso llegó a dudar sobre su decisión. “Siempre supe que hay formas de vencer los obstáculos y la única manera es enfrentándolos. Así desarrollé un método que me sirvió, cuando tenía dudas me repetía a mí mismo tres veces: sí puedo, sí puedo, sí puedo”, explica.

Y es así que en julio de 2018 demostró que sí pudo al graduarse con un proyecto de tesis que recibió el reconocimiento por parte de sus docentes y autoridades de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UTE. Este consistió en el desarrollo de un Instituto Cultural para el Cantón Mejía, en base de las necesidades reales y proyectos de las autoridades cantonales.

“Buscaba crear un lugar en el cual los jóvenes puedan profesionalizarse en artes plásticas, visuales y escénicas. Como también brindar espacios para que la población local pueda interactuar con el arte”, explica Solís.

El proyecto fue entregado oficialmente al Alcalde y espera que en algún momento sea tomado en cuenta para las proyecciones futuras del cantón. “Su trabajo demostró que es un excelente estudiante, no solo el desarrollo de la propuesta sino los detalles y conceptos tenían un nivel profesional muy alto”, señala Juan Carlos Martínez, Coordinador Académico de la Facultad.

Ahora se prepara para enfrentar su vida profesional. Junto con un compañero de carrera han constituido una pequeña oficina para desarrollar proyectos arquitectónicos y especializarse, en un futuro, en la Arquitectura Domótica. Esta rama de la profesión permite crear espacios inteligentes en los que se puede controlar la climatización y ambiente.

“Deseo combinar la tecnología con la arquitectura para generar proyectos que sirvan para mejorar el estilo de vida de personas con enfermedades como la mía, que se adapten a la temperatura y pulsaciones del usuario”, agrega.

Pero Héctor sabe que esto tomará tiempo y experiencia, así que por el momento está enfocado en darse a conocer como arquitecto y obtener una beca de posgrado. “Es una persona que a pesar de sus problemas nada lo detiene para seguir adelante, tiene un espíritu personal y fuerza que otros carecen, entonces estoy seguro que logrará sus objetivos”, comenta su Tutor.

Felicitamos a Héctor y deseamos que cumpla sus objetivos profesionales. Para la UTE fue un honor haberlo formado en nuestras aulas.