Ingeniería Civil UTE: aprender en las aulas para ayudar a los demás

Con el propósito de formar ingenieros con pensamiento crítico, creativo, con visión social y cuyos conocimientos estén alineados al entorno y demandas sociales que exige el mundo actual, nueve estudiantes de la Facultad de Ciencias, Ingeniería y Construcción, liderados por su Decano, el Doctor Carlos Ávila, fueron parte de un proyecto piloto desarrollado por el Foro de la Ciudad, del Colegio de Arquitectos y la dirección técnica del Ingeniero Patricio Placencia. Esta iniciativa tuvo como objetivo reforzar las estructuras de dos viviendas con alta vulnerabilidad ante sismos, ubicadas en el barrio la Roldós, en la ciudad de Quito y  que además reunió a alumnos de otras universidades.

Estudios de vulnerabilidad de la ciudad dan cuenta que el 70% de las viviendas de la capital son construidas informalmente, sin una dirección técnica, y de producirse un potencial sismo en la ciudad, el costo de su reconstrucción sería aproximadamente de 50 mil millones de dólares según algunas estimaciones, señala el Doctor Ávila mientras reúne a sus alumnos para preparar las mallas electrosoldadas que posteriormente reforzarán las paredes de las casas.

Con herramientas en mano y proponiendo soluciones a un problema de la ciudad empiezan la jornada. Alisson Quiña, Karelis Cevallos y Jenny Sarango calculan y miden los espacios para instalar las mallas. Juan Pablo Yánez, Daniel Jaramillo y Stalin Flores las arman con precaución, mientras que Carlos Núñez, Mauricio Rodríguez y Mateo Quintero preparan la superficie.

“Desde el primer semestre planteamos soluciones concretas, comprendemos de manera vivencial el lenguaje técnico aprendido en clases. Conocemos de primera mano nuevas formas de sistemas estructurales y diversas alternativas para realizar edificaciones”, menciona Mateo Quintero.

Este es un trabajo que se presenta como una alternativa recomendable para suplantar a las edificaciones con pórticos tradicionales de vigas y columnas que por los estudios realizados, no son adecuados para resistir los potenciales movimientos sísmicos a las cuales está expuesta nuestra Ciudad.

“Utilizamos la técnica de enchapado estructural para recubrir la mampostería existente. La transformamos de un elemento de división arquitectónica a un elemento con capacidad estructural que puede demostrar resistencia para dar más soporte a la edificación y generar mayores probabilidades de sobrevivencia a la gente que lo habita, en el caso que se presente un siniestro”, manifiesta Jenny Sarango.

Este proyecto cuenta con el apoyo de la empresa privada, de los colegios profesionales de la capital y, por ende, de la Academia. A futuro se prevé extenderlo a una escuela del sector.

EL DATO

Carlos Ávila Vega, actual decano de la Facultad de Ciencias, Ingeniería y Construcción, es Ingeniero Civil y de Sistemas por la Escuela Politécnica Nacional (EPN). Cuenta con un PhD, una maestría en Ingeniería Civil por la Universidad Gumma de Japón, un diplomado en Gestión de Proyectos por Northwestern University y un diplopmado en Innovación y Design Thinking por el Emeritus Institute of Management MIT-Columbia Univ. – EEUU.

Cuenta con amplia experiencia en el ámbito de la docencia y la investigación desarrollada en las universidades ecuatorianas EPN, IKIAM, San Francisco de Quito, Nortwestern University y en el Instituto Tecnológico de California CALTECH de EEUU. A esto se suman numerosas publicaciones en revistas indexadas y participación en Comités Editoriales Científicos de revistas nacionales e internacionales.