En Red Iberoamericana, la UTE avanza el estudio del cáncer linfático en el Ecuador

El Centro de Investigación Genética y Genómica (CIGG) de la UTE, como parte de su objetivo de estudiar el cáncer y su incidencia en Ecuador, forma parte de la Red Iberoamericana para el Desarrollo de una Plataforma para el Estudio de Linfomas. Esta iniciativa reúne a ocho países y más de 40 especialistas para investigar el linfoma no hodgkiniano, con el apoyo y financiamiento del Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED).

Desde 2017 se conformó este grupo de investigadores pertenecientes a Ecuador, México, Argentina, Brasil, Guatemala, El Salvador, Perú y España, con el objetivo de  establecer una red multidisciplinaria de laboratorios básicos y clínicos especializados en el estudio de los linfomas no Hodgkin B. Este tipo de cáncer surge en los linfocitos, un tipo de glóbulo blanco de la sangre, y constituye el 90% de los linfomas y el 4% de los nuevos cánceres, según la Red.

“Es importante generar este tipo de grupos de trabajo para analizar la situación de cada país y lograr crear una batería mínima y estándar de protocolos para su investigación, clasificación, diagnóstico y tratamiento”, comentó Paola Leone, Investigadora del CIGG quien lidera el proyecto en la UTE.

De esta manera los colaboradores interactúan entre sí para establecer herramientas de diagnóstico acordes a la realidad de cada país, mediante la realización de pasantías, reuniones de coordinación y talleres de formación en los diversos centros de salud. Mientas que aquellos que ya manejan ciertas herramientas diagnósticas de complejidad intercambian metodologías de análisis, comparten y consensuan controles, y generan estándares de calidad inter- laboratorio.

La primera reunión se realizó en Argentina en 2017 y este pasado mes de junio del 2018 se realizó un segundo taller en Brasil. En esta ocasión, Leone presentó un taller sobre las técnicas de diagnóstico molecular de linfomas.

“Buscamos entregar herramientas teóricas y prácticas para realizar reacciones de laboratorio de forma accesible y barata u otras con herramientas más sofisticadas para aquellos que las tienen, como el secuenciador”, explicó la investigadora. Además la reunión les permitió discutir la más reciente clasificación de linfomas, presentada por la Organización Mundial de la Salud.

En septiembre del 2018 se realizará un tercer taller en Ecuador, organizado por la UTE en el nuevo laboratorio del CIGG. En este se prevé trabajar con los representantes técnicos de los países miembros en el diagnóstico y clasificación a través de la citogenética con técnicas como la hibridación fluorescente in situ (FISH) y métodos como la secuenciación masiva.

“Es el segundo año que contamos con financiamiento del CYTED y esto demuestra que el balance es positivo. Sin embargo, para el próximo año los objetivos serán más exigentes y el trabajo más arduo”, agregó Leone. En 2019 se desarrollará un taller en México, en el cual esperan recopilar los datos de todos los países para la elaboración de un libro de resultados.