El arte como un catalizador del cambio es la propuesta de docentes voluntarios de la UTE

Fecha: 7 noviembre, 2018 singlepost-ic

Colores, texturas y creatividad se combinaron en una jornada de voluntariado, este pasado 19 de octubre, organizada por Docentes de la Facultad de Comunicación Artes y Humanidades en conjunto con la Dirección de Vinculación de la UTE. El objetivo fue desarrollar actividades artístico-plásticas con los niños de la Fundación Henry Davis para fomentar habilidades blandas y una nueva apreciación por el arte.

“Este tipo de momentos son importantes no solo por un aspecto de responsabilidad corporativa sino por un generación real de vínculos que aportan a convertirnos en verdaderos agentes de cambio”, comentó Ángeles Freile, Docente de la FCAH y encargada de programas de voluntariado de la Facultad. 

La Fundación Henry Davis es un hogar de protección y crianza de niños, niñas y adolescentes huérfanos, abandonados o que han enfrentado graves riesgos en su salud física y mental y han sido situados en este lugar por medidas de protección dictadas por los jueces. 

Desde sus inicios en 1966, este centro ha logrado criar y educar a más de 1.000 niños. Al momento protege y educa a 87 niños, con un rango de edades que van desde los primeros meses de nacidos hasta los 20 años y desde 2017 cuenta con el apoyo continuo de la Universidad.

Es así que nueve docentes voluntarios y dos estudiantes de intercambio se enlistaron para participar de esta jornada. Los expertos se dividieron en grupos de trabajo, según las edades de los niños y jóvenes de la Fundación, para desarrollar los talleres.

El primer grupo, con niños de tres a cinco años, experimentó con pintura con los dedos. Con el segundo, de seis a once años, aprendieron técnicas de rasgado para mejorar su motricidad fina y modificar sus conductas de atención. Con los más grandes de 12 a 15 años se realizó un taller de zentangle, es decir meditación con texturas. 

“Es muy gratificante observar que, si bien se les está enseñando nuevas herramientas y técnicas, los niños aprenden a tener una nueva visión del mundo y una apreciación renovada”, mencionó Ivonne Jara, Docente de la Facultad. 

Para terminar, con los jóvenes adultos, de 16 años en adelante, se trabajó en conceptos complejos de modelaje con tubos de papel higiénico y composiciones en 3D. “Como docentes vemos la aplicación real de los conocimientos y teorías pero con un plus agregado que es el refuerzo del autoestima de los chicos.  Observar cómo se enorgullecen y alegran por sus obras es algo muy especial”, agregó Freile.  

Aunque la actividad fue destinada para Docentes, en esta ocasión también contó con la participación de dos estudiantes de intercambio; Laura Ortiz y Eider Cáceres de España, que cursan un periodo académico en las carreras de Relaciones Públicas y Periodismo de la Facultad de Comunicación, Artes y Humanidades, respectivamente.

“Fue algo impresionante y muy aleccionador, tu llegas ahí y conoces sus historias entonces debes amoldarte a la situación pero al final sales sintiéndote que hiciste algo útil. Como persona te llena mucho”, mencionó Laura Ortiz.

Esta jornada fue una de las varias actividades programadas por la FCAH para vincular el arte con la obra social. En diciembre realizarán un agasajo navideño a los niños y jóvenes del centro.