Ecuador cuenta con nueva alternativa para la formación de psiquiatras

Fecha: 21 marzo, 2019 singlepost-ic

Según la OPS, solo el 3% de pacientes con depresión y el 10% de pacientes con trastorno bipolar son atendidos de manera oportuna en las Américas.

La salud mental es un elemento fundamental relacionado al bienestar y desarrollo social; sin embargo, ha sido subestimado. De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud, los trastornos mentales y neurológicos representan el 22% de la carga total de enfermedades en América Latina y el Caribe, y ocasionan gran impacto en términos de mortalidad, morbilidad y discapacidad en personas de todas las edades.

No todos los países de la región cuentan con una política de salud mental. Según datos de la Organización Panamericana de la Salud en el Atlas de Salud Mental de las Américas 2015, el 81% de los países de la región cuenta con una política de salud mental, el 52% posee normativa específica y solo el 50% actualiza y aplica las políticas emitidas.

Fernando Cornejo León, Director de Posgrado de Psiquiatría de la UTE, menciona que el motivo principal es porque la atención psiquiátrica ha sido orientada únicamente hacia el área hospitalaria “Se piensa que el psiquiatra no debería estar en el primer nivel de atención, cuando debe pasar todo lo contrario, debe estar inmerso en los procesos de prevención y promoción de la salud.  Aún se vive un tabú en cuanto a lo que son enfermedades de salud mental”. El experto asegura que es necesario tener psiquiatras incluso en los hospitales especializados, como en los de ginecología obstétrica,  porque se presentan con frecuencia patologías como depresión pos parto y psicosis durante el alumbramiento, que deben tener un control permanente.

 

El especialista menciona que el tabú que impide a la población acudir al psiquiatra por temor a lo que piense la sociedad, puede ser combatido cuando se considere normal que atiendan en los centro de salud de primer nivel, es decir, lo más cercano al paciente y a la comunidad “Es importante eliminar todas las barreras económicas y culturales, para evitar perder tiempo y capacidad de reinserción social  del paciente”.

Según el Dr. Cornejo, durante los últimos años se han dado avances en la política pública de salud mental; sin embargo, aún existen problemas relacionados a la deficiencia de profesionales por falta de oferta en las universidades. Por tal motivo, el reto de la UTE, al proponer a las autoridades reguladoras la creación del Posgrado de la Especialidad en Psiquiatría, que es de gran valor y aporta al mejoramiento de la salud mental a nivel nacional.

Otro de los inconvenientes que menciona el especialista es la itinerancia. La falta de médicos psiquiatras hace que roten de un hospital a otro, lo que retrasa el tiempo y la calidad de atención al no dar el seguimiento respectivo, lo que se convierte en una rueda giratoria de patologías con la internación y  reinternación de pacientes graves.

En Quito y Guayaquil, los hospitales privados cuentan con pocos médicos psiquiatras asociados, y en ciudades pequeñas a veces un solo especialista atiende a toda la ciudad. La saturación laboral de estos profesionales es proclive a desarrollarles el síndrome Burnout, donde el médico se encuentra completamente agotado, baja su calidad de atención y aumenta su nivel de error.

Incrementar la oferta de profesionales permitirá que el paciente sea mejor atendido,  reducirá las brechas entre oferta Vs. atención y dará espacio para que los expertos puedan generar nuevos conocimientos, desde a investigación y se fomente la vinculación con la colectividad.

En la oferta académica que propone la Universidad UTE, a través del Programa de Especialidad en   Psiquiatría, desde el primer nivel,  los estudiantes de maestría están vinculados con centros médicos, reciben materias de las ciencias básicas de la psicología, neurobiología y medicina interna para mejorar su capacidad de diagnóstico diferencial. Del mismo modo, se realizan prácticas en torno al eje neurobiológico, psicológico, de ciencias humanas, de investigación y gestión.

Dentro del aporte de los estudios que propone el Posgrado de la Especialidad en Psiquiatría es trabajar con tres puntales fundamentales: generación de registros epidemiológicos que el país carece en torno a temas de salud mental, la reacción de los psicofármacos con la población ecuatoriana y la respuesta de factores exógenos en la conducta de los ciudadanos (donde influyen  temas comunicacionales, sociológicos, económicos y deportivos). A través de esta maestría, que cuenta con una de las mejores mallas curriculares de la región, la Universidad UTE contribuye en el mejoramiento de la salud mental del país, aportar es TRASCENDER.