‘Crepes City’ es la apuesta de dos emprendedores de la UTE

Una crepería con sabores internacionales es la apuesta de dos graduados de la UTE. Luego haber intentado con dos restaurantes de manera individual, Pablo Alarcón y Carlos Sierra se aliaron en 2017 para crear ‘Crepes City’. Ahora, y en menos de un año, cuentan con cuatro locales en Quito.

“Desde un inicio nuestro objetivo fue franquiciar la marca, juntando el know how de Carlos, el mío y el de la experiencia de nuestros emprendimientos anteriores”, comenta Pablo Alarcón, graduado de la carrera de Ingeniería de Empresas y Negocios de la UTE.

Junto con Carlos Sierra, Administrador Gastronómico de la UTE, tienen más de dos años de experiencia en la industria de alimentos y bebidas. Durante el ‘boom’ de los Food Trucks en Quito, ambos y de manera independiente emprendieron en puestos de comida. Sierra ofertaba crepes de dulce y Alarcón parrilladas, fue en ese patio de comidas como ‘vecinos’ donde se conocieron y comenzaron su alianza y amistad. 

“Se presentó la oportunidad de ingresar a la plaza Boho Park, así que conversamos sobre nuestros proyectos y decidimos fusionarlos”, explica Sierra. De esta manera nació Crepes City, renovaron la línea de dulce e incorporaron una de sal.

Además juntos restructuraron el concepto del restaurante, su nuevo emprendimiento presentaba platos con características de distintas ciudades del mundo. Nueva York, Dubái, Venecia y Tokio inspiraron los platos que llevan elementos distintivos de cada locación.

Con una inversión inicial de aproximadamente 20.000 dólares arrancaron esta nueva aventura y para su sorpresa, en seis meses lograron recuperarla. A pesar de compartir el espacio con marcas ya posicionadas en el mercado, el éxito de su local les demostró que sí era posible convertir a este restaurante en una franquicia.

De esta forma comenzaron a trabajar en los manuales y los protocolos para poner a la venta su primera franquicia. “Todos los conocimientos para hacerlo lo obtuvimos en la Universidad, desde manejo de recursos humanos, proyecciones financieras y manejo administrativo del local, todo lo hicimos nosotros, aparte de áreas puntuales donde solicitamos asesoría legal y en temas labores”, señala Alarcón. 

Es así que en diciembre de 2017 sacaron a la venta su marca y en enero de 2018 lograron obtener su primer franquiciado. En la actualidad ya cuentan con dos locales propios y dos franquicias, el costo aproximado para montarse un restaurante de Crepes City bordea los 25.000 dólares, pero sus creadores proyectan que en un año y medio se recupera la inversión.

“Nosotros les damos todo lo que necesitan, desde las listas de proveedores, recetas, formatos de contratos e incluso hacemos visitas semanales para apoyarlos y revisar que todo esté funcionando correctamente”, agrega Sierra.

Pero sus planes no se detienen ahí. Los emprendedores esperan abrir dos o tres franquicias más en lugares estratégicos de la ciudad y expandirse a otras provincias. Su objetivo a corto plazo es entrar en el mercado de los centros comerciales.

“Nuestro objetivo siempre fue ser dueños de nuestra propia empresa, generar empleo y crear algo nuevo y es algo que nos enseñaron a hacer desde las aulas de clase”, concluye Alarcón.

Para la UTE es un orgullo ver trascender a nuestros graduados. Felicitamos a los jóvenes emprendedores y les deseamos éxitos.