Cóndor rescatado de envenenamiento es liberado por expertos investigadores y veterinarios

Fecha: 13 febrero, 2019 singlepost-ic

En la cara sur del Volcán Cotopaxi, este 8 de febrero, un cóndor andino retomó su majestuoso vuelo gracias al trabajo de la Fundación Cóndor Andino, con apoyo del Ministerio del Ambiente (MAE), Veterinarios del Hospital Veterinario Planeta Vida y de la Universidad UTE.

Bautizado como ‘Morro’, el espécimen, junto a otro más joven, fueron rescatados el pasado 23 de enero luego de presentar signos de envenenamiento. Luego de 17 días de cuidado veterinario y rehabilitación en el Centro de Rescate Ilitío, este macho adulto volvió a su hábitat natural. 

El ave fue rescatada por miembros de la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Nacional y del MAE Cotopaxi, quienes lo llevaron a la Clínica Veterinaria Planeta Vida, donde la médico veterinaria Martha Camacho y Diego Medina, también Médico Veterinario y Docente de la Universidad UTE, inició con el tratamiento de emergencia de desintoxicación. En este caso el cóndor había sido víctima de un delito ambiental perpetrado por comuneros de la zona, quienes colocaron carne envenenada con organofosforados (agrotóxicos) para controlar las manadas de perros asilvestrados que están atacando su ganado. 

“Lastimosamente, los cóndores se vieron afectados por esta acción humana. Pero la respuesta interinstitucional fue eficaz y ambos animales sobrevivieron”, comenta Andrés Ortega, Director de la carrera de Veterinaria de la Universidad UTE y Vicepresidente de la Fundación Cóndor Andino.

Si bien el cóndor más joven, luego de tres días se recuperó por completo y consiguió liberarse por su cuenta. En el caso de ‘Morro’, un cóndor macho adulto de aproximadamente 30-40 años, le tomó más tiempo recuperarse. Fueron 17 días de rehabilitación en el Centro de Rescate Ilitio, en el que se trabajó en fortalecer su musculatura y el seguimiento post hospitalario. 

Un día antes de su liberación programada, y luego de aprobarse el protocolo médico, fue marcado con un rastreador satelital y bandas alares para su monitoreo.  ‘Morro’ es el décimo cuarto cóndor marcado en el Ecuador con un dispositivo de rastreo satelital, por la Fundación Cóndor Andino Ecuador con el apoyo del Fondo Peregrino. Pero su caso es trascendental ya que es el primer macho adulto marcado en el territorio nacional, los otros trece han sido hembras o individuos juveniles.

“Esto significa una valiosísima oportunidad ya que cerramos un ciclo, al tener a todas las edades generacionales complementaremos la información científica sobre la especie en el país. Al ser un macho adulto, y por ello está en el mejor rango jerárquico, obtendremos datos de los mejores lugares de alimentación pernoctación y anidación”, agrega Fabricio Narváez, Biólogo y Técnico de la Fundación Cóndor Andino y Coordinador del Proyecto de Investigación y Monitoreo Ecológico del cóndor en Ecuador (PICE).

Desde 2006, el Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino ha estudiado la población nacional. Según cifras del censo 2018, existe una población de 150 individuos, que los expertos consideran “extremadamente baja”, aunque a nivel genético todavía no existen problemas. 

“Cada individuo vale oro, es por eso que tenemos que trabajar en conjunto para la conservación de la especie. Todavía tenemos tiempo pero es importante controlar las amenazas”, comenta Sebastián Kohn, Director Ejecutivo de la Fundación Cóndor Andino e Investigador del PICE.

Entre estas amenazas se encuentra la pérdida de hábitat debido a la expansión de la frontera agrícola-ganadera y de la minería, la cacería y el envenenamiento causado por el conflicto humano/animal con manadas de fauna urbana asilvestrada. 

“Es una problemática que viene desde la sociedad, en la que perros y gatos se vuelven ferales afectando la vida silvestre. Es clave que se entienda que la conservación es una acción que implica a todos los actores posibles, solo así se protegerá la biodiversidad”, comenta Erika Latorre, Especialista del MAE y encargada de autorizar la liberación de Morro.

Desde la Universidad UTE, la carrera de Veterinaria trabajará, bajo la dirección de Andrés Ortega, en programas de esterilización y educación sobre la tenencia responsable de mascotas. “Esperamos conformar un Centro de Investigaciones Veterinarias para el Estudio del Bienestar Animal (E.B.A), eje de nuestra carrera. De esta manera trabajaremos también en la conservación de la Fauna Silvestre y evitaremos que nuevos casos como el de Morro sucedan”, agrega Ortega. 

El monitoreo permanente a los cóndores permitirá seguir su evolución tras su liberación de vuelta al medio natural, identificar áreas prioritarias de conservación, zonas de conflicto y amenazas para la especie y otra información que permita continuar mejorando las estrategias de conservación de esta ave emblemática del Ecuador y de la región andina.