En CIESPAL se debatió el rol de la mujer y la ciencia con el aporte de dos investigadoras UTE

Fecha: 16 febrero, 2018 singlepost-ic

La ciencia no puede ser pensada en la actualidad sin el importante rol de las mujeres. Es por esta razón y con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (Ciespal) organizó el conversatorio Mujeres, Niñas y Ciencia, este 15 de febrero.

El evento contó la participación de cuatro mujeres relacionadas con la producción y divulgación científica en Ecuador. Entre las cuales se encontraba Claudia Segovia, Bióloga y Coordinadora de la Red Ecuatoriana de Universidades y Escuelas Politécnicas del Ecuador (REDU); María Pessina, Comunicadora Científica; Sofía Cabrera, Comunicadora y Docente de la UTE; y Paola Leone, Presidenta de la Sociedad Ecuatoriana de Genética Humana e Investigadora del Centro de Investigación Genética y Genómica de la UTE.

Las expositoras presentaron sus ponencias especializadas y esto dio paso a una conversación entre ellas y el público para analizar la situación de la mujer científica en el Ecuador: sus logros y obstáculos. Uno de los temas que guiaron a esta conversación fueron las barreras para participar, investigar y trabajar en el ámbito científico que algunas mujeres y niñas aún enfrentan.

Según un estudio realizado en 14 países por ONU Mujeres, aunque se han realizado grandes logros en temas de equidad de género en las ciencias, existen asimetrías entre los futuros científicos y científicas.

“La probabilidad de que las estudiantes terminen una licenciatura, una maestría y un doctorado en alguna materia relacionada con la ciencia es del 18%, 8% y 2%, respectivamente, mientras que la probabilidad para los estudiantes masculinos es del 37%, 18% y 6%”, afirma la investigación.

En su charla, ‘El papel de la mujer en la generación del conocimiento científico’, Paola Leone explicó que para lograr una mayor inserción de la mujer en el campo científico y académico la educación debe empezar en casa y en la niñez. “Al eliminar los roles de género, especialmente en delegación de actividades del hogar, niños y niñas aprenden a que ambos géneros tienen las mismas capacidades”, agregó.

Sin embargo, esta inserción y equidad continúan relacionándose con factores socio-económicos, como es el nivel y acceso a educación de los padres y madres. En su análisis de parejas científicas miembros de la Academia de Ciencias del Ecuador, encontró que cuando los padres hacen ciencia, lo más probable es que sus hijos o hijas lo repliquen.

Algo que Sofía Cabrera, comunicadora especializada en promoción y divulgación científica, comparte. Para esta investigadora de la UTE, la “divulgación científica es clave ya que permite que todo el conocimiento pueda llegar a un grupo de personas” y de esta manera más niñas y mujeres puedan interesarse por estos campos.

Otro de los temas que se trató en el evento fue la presencia de las mujeres en el campo científico. Según la UNESCO, del total de investigadores científicos en América Latina y el Caribe el 45% son mujeres. Cifras que se asemejan a la situación ecuatoriana, según Leone. En su análisis, basado en un registro de publicaciones científicas entre 2016 y 2017, el 48% pertenece a mujeres.

“Y si nos enfocamos en un grupo más especializado, como es la Sociedad Ecuatoriana de Genética Humana, encontramos que el 70% son mujeres”, afirmó. Para esta científica, en la ciencia los determinantes no son el género sino el mérito. Aunque entiende que todavía existe un “techo de vidrio” para las mujeres, especialmente cuando se trata de posiciones directivas.

Felicitamos a Paola y Sofía por su presencia en este evento y a todas las docentes y estudiantes de la UTE que estudian ciencia ya que su esfuerzo trasciende las barreras impuestas.