Ayni Green, un snack saludable de las aulas de la UTE a las perchas del supermercado

Fecha: 18 diciembre, 2018 singlepost-ic

Al graduarse de la carrera de Ingeniería en Alimentos de la UTE, Juan Pablo Pillajo tenía claro su futuro: emprender y crear su propia marca de snacks. Es así que nació Ayni Green en 2016, una marca de snacks saludables fritos al vacío. Ahora luego de dos años de trabajo sus productos se encuentran listos para llenar las perchas de supermercados.

“La idea se originó como mi proyecto de tesis ya que buscaba conceptualizar una alimentación más saludable, innovadora y relacionarla con mi carrera. Fue así que investigando encontré la técnica de la fritura al vacío”, comenta el joven emprendedor. 

Esta consiste en sumergir el alimento en aceite caliente dentro de un recipiente cerrado herméticamente. En este sistema se aplica una gran presión con el fin de reducir el punto de ebullición del agua y por consecuencia freír con aceite a menor temperatura. La carencia de oxígeno reduce la cantidad de aceite y la oxidación del mismo.

Según Manuel Coronel, Investigador de la UTE y Coordinador de la carrera, el procedimiento resulta en aproximadamente 75 a 60 % menos contenido de graso en las frituras, dependiendo el producto.  Además los productos mantienen más intactas sus características organolépticas, como el aroma, color, sabor e incluso nutrientes.

“Por todas esta razones consideramos que era una alternativa interesante y viable para comercializar productos alimenticios más saludables, en un mercado que es inmensamente grande”, agrega Pillajo. 

Su primer pitch de ventas fue a sus hermanos Alfredo y José, ingenieros mecánicos, que ante la propuesta de negocio pronto se convirtieron en socios. Con el conocimiento en la elaboración de máquinas, diseñaron y crearon un prototipo semi industrial en 2016, invirtiendo inicialmente 10.000 USD. 

Aunque iniciaron a comercializarlo en cantidades pequeñas, con una facturación promedio de 2.000 USD mensuales, su objetivo en estos dos años ha sido trabajar en estandarizar los procesos, capacitarse, construir la marca y cumplir con los requisitos normativos. Al momento, el producto ya posee su registro sanitario y cuenta con mejorado empaque y presentación. 

“Decidimos llamarlo Ayni, palabra kichwa que significa generar beneficio mutuo. Unn concepto que estamos convencidos que debe guiar al negocio”, comenta su creador.

Con el apoyo de entidades como Alianza para el Emprendimiento e Innovación del Ecuador, la Agencia de Promoción Económica Conquito y Fundación Crisfe, el snack ya se encuentra listo para venderse al por mayor. Al momento la empresa cuenta con una capacidad de producción de 8.000 fundas mensuales en la que ya trabajan dos operarios a parte de los tres hermanos.

“No tenemos competencia en Ecuador, utilizando este sistema. Es por ello que estamos listos para salir al mercado para ofertar algo realmente innovador”, señala. Los hermanos ya se encuentran en conversaciones con cadenas nacionales de venta al por mayor, gasolineras y puntos de venta minoristas.

La presentación de 30 gramos se comercializará en un dólar y aunque para esta primera fase contarán solo con un mix dulce de frutas “fritas” con manzanas silvestres ecuatorianas, piña, fresas y plátano; esperan rápidamente sumar a la línea de producción productos de sal.

Es por ello que en el taller de Ayni Green ya están trabajando en un mix amazónico con papachina, plátano blanco, camotes y yuca; como también un mix de tubérculos andinos. “Los usuarios van a sentir una diferencia en la calidad con menos grasa, sabores más ricos y productos crujientes”, comenta.